IMPORTANTE

El cambio de las prótesis es un tema polémico. Desde la aparición de las prótesis rellenas de gel cohesivo de silicona ya no es necesario cambiarlas al cabo de 8 ó 10 años e inclusive mayor tiempo. No obstante, preferimos reemplazar  sobre todo las que no son de este tipo  de silicón de alta cohesividad para prevenir la ruptura de la prótesis por desgaste de su superficie.

 

Si la prótesis se rompe su contenido de aceite de silicona queda en contacto con la cápsula que el organismo ha formado a su alrededor y esto puede provocar contractura capsular severa e incluso facilitar la ruptura de la misma cápsula y la salida a los tejidos circundantes de la silicona. Esta puede migrar o desplazarse en la zona provocando siliconomas (masas duras formadas por la silicona y la reacción fibrosa que el organismo produce a su alrededor).

 

El cambio de prótesis se realiza de manera sencilla, con anestesia bajo sedación y  local, no es doloroso, necesita pocos  cuidados especiales en el postoperatorio. Sin embargo, cuando la membrana de silicona se ha roto y la silicona se encuentra dentro de la propia cápsula fibrosa, el tratamiento es mucho más complejo siendo difícil evitar que, al extraer la pegajosa silicona, esta impregne los tejidos circundantes a la vía de acceso y pueda provocar irritación o inflamación de la zona. Por ello se retira en bloque la cápsula íntegra para evitar que salga su contenido (ruptura intracapsular), realizando posteriormente un lavado y valorar si es posible colocar en ese momento un nuevo implante o es necesario esperar a que transcurra un tiempo para su colocación nuevamente.

Casos